martes, 30 de octubre de 2007

LA VALORACIÓN DE MUNDOTORO.COM

A continuación, reproduzco el análisis, escueto pero claro, que el portal taurino mundotoro.com hace sobre la temporada de Juan Serrano. Como diría Luis Miguel Parrado; filias y fobias aparte, hay cosas que no tienen discusión...

MÁS ALLÁ DE LOS NÚMEROS

La clase, el empaque y la categoría de este diestro esta más que contrastada desde hace años. Su cartel esta muy consolidado y su propia presencia es sinónimo de torero importante con sello propio. Sin agobios, sin presiones y con su propio ser como mayor rival, la temporada del Fino ha rayado a buen nivel. Con el objetivo final de sentirse él mismo a gusto y hacer disfrutar al público. Ha cuajado muchos mas toros que los que sus números indican. En San Sebastián, en mitad del mes de agosto, firmó una de las faenas más aterciopeladas y sabrosas de la Semana Grande.


lunes, 29 de octubre de 2007

FINITO Y AGUILAR, MÁS UNIDOS EN LA HISTORIA. (AGUILAR DE LA FRONTERA, 04/05/07)


Hace unas semanas publiqué un post sobre el Museo Taurino "Finito de Córdoba" de Aguilar de la Frontera (Córdoba). Su nueva sede fue inaugurada el pasado 4 de mayo por Juan Serrano. Fue un día muy grato en compañía del torero y de su familia. Otro día más para recordar y enmarcar dentro de los momentos más importantes de mi temporada tras el Fino. Reproduzco aquí parte del artículo que escribí para una publicación local con motivo de la feria de agosto, en el que procuré plasmar todo lo vivido en ese día.

FINITO Y AGUILAR, MÁS UNIDOS EN LA HISTORIA

Diecisiete años después de triunfar dos tardes seguidas en Aguilar como figura de los novilleros de la época, Finito volvió como figurón del torero para obtener otro rutilante triunfo. Esta vez no le hizo falta salirse al centro del albero con un ramillete de verónicas y una larga cordobesa, tampoco necesitó naturales de ensueño, ni trincherillas de cartel. Esta vez triunfó el hombre, una gran persona que se llama Juan Serrano. Lo que ocurre es que además es torero, y allí donde él está se respira torería.

El 4 de mayo de 2007 se volvió a marcar un hito en la historia taurina de nuestro pueblo. La inauguración de la nueva sede del Museo Taurino Finito de Córdoba, y a su vez sede la Peña Taurina más veterana de nuestro gran torero, fue el motivo elegido para volver a demandar lo que desde hace ya muchos años viene siendo nuestra lucha: Que la tauromaquia en Aguilar tenga el sitio que merece.

Para ello, como ya se ha comentado, contamos con la presencia del maestro Finito, que además vino acompañado de su familia para esta grata ocasión. Tanto él como su esposa, Arancha del Sol, así como su madre y demás familia, nos brindaron con su presencia una grata compañía. Era un gusto comprobar como Juan Serrano departía con la afición aguilarense, como agradecía el apoyo recibido y como sentía, como él mismo afirmó, ese “aliento” que le ayuda a seguir adelante para darnos tantas y tantas tardes de arte y sabor.

Inolvidable fue el discurso de Juan Serrano, que además de mostrar todo su cariño hacia los presentes, demostró hasta que punto quiere estar comprometido con sacar adelante la mayor ilusión de los taurinos en este pueblo: tener una plaza de todos. Ante todo el público asistente Finito se comprometió a venir a torear gratis a Aguilar, promoviendo un festival con toreros cordobeses, con el fin de recaudar fondos para construir un recinto, no sólo taurino, sino también para ser usado en otros acontecimientos. Gran promesa de una gran figura.

Igualmente esperemos que no quede en el olvido el discurso del Sr. Alcalde, ya que fue muy grato escucharle decir que “la tauromaquia es un arte, y como tal, debe formar parte de la cultura en nuestro pueblo”. Asimismo, recogió las palabras del maestro Finito cuando le pidió que por favor hiciera el esfuerzo de apoyar la construcción de una plaza de toros en Aguilar de la Frontera. Ya no sólo lo dicen los aficionados, también lo hace una figura del torero que ha tenido la oportunidad de comprobar como de grande es la afición taurina en este pueblo.

Es por ello que la historia taurina en Aguilar vuelve a pasar, irremediablemente, por Juan Serrano “Finito de Córdoba”. En este pueblo tiene su peña más antigua, el único museo dedicado a su persona, un gran número de seguidores y, desde ese cuatro de mayo, una promesa que ha quedado grabada en la memoria de todos, poner la primera piedra de nuestra plaza de toros.



domingo, 28 de octubre de 2007

SEVILLA: EL TARRO DE LAS ESENCIAS Y MIS VERSOS PARA EL FINO, 26/04/07




LA MAGIA DE LO ETÉREO

Si se rompe la acuarela de los sueños,
tú la pintas de franela dibujada
bajo el filo de las astas del cuatreño.

Si se acaba la mirada y queda ciega,
tú compones la figura dilatando
naturales que navegan por la brisa,
para hundirse en la memoria
y fundirse con la historia sin más prisa.

Cuando todo es pasajero,
cuando ya nada es silencio,
tú te aferras a la magia de lo etéreo,
y te mides con el arte
al compás que marca el tiempo,
con los vuelos de un capote
que se lleva a su manera,
los suspiros de ese viento,
la ilusión de mi alma entera,
la pasión que surge al verte
derramando el corazón sobre la arena,
y enseñándole a la muerte
que la vida la conviertes en quimera.







Fotos: Matito.

jueves, 25 de octubre de 2007

LA CARLOTA (CÓRDOBA), 24/02/07





Fue un lujo poder disfrutar del toreo de Juan Serrano en un ambiente tan familiar y cercano como el que se respiraba ese día en el complejo "El Pilar" de La Carlota (Córdoba). El Fino disfrutó y nos hizo disfrutar con tres ejemplares que igualmente se prestaron para el lucimiento. El acto, organizado anualmente por el Club Taurino que lleva su nombre, tuvo su continuación al día siguiente con una comida celebrada en Córdoba, en la que Juan tuvo palabras muy cariñosas para los aficionados allí congregados, haciendo balance de su anterior temporada y mostrándose sincero y cercano a la hora de analizar triunfos y sinsabores. Así, pudimos compartir sus sensaciones cuando narró la tarde en la que en La Malagueta le echaron un toro al corral y justo una semana después indultaba uno de Fuente Ymbro en Almagro: La reafirmación, la superación, el demostrar, justo cuando muchos le daban por acabado, que hay y habrá Finito para rato.

Esta fue la antesala de la temporada. Un prólogo inmejorable.

martes, 23 de octubre de 2007

TIEMPO DE BALANCE, TIEMPO DE RECUERDO


67 festejos, 76 orejas y dos rabos. Esto es lo que refleja la estadística, siempre fría y sentenciadora, sobre la temporada de Juan Serrano "Finito de Córdoba".

Nunca he medido a Juan por sus números, entre otras cosas porque el número es más ciencia que arte, y si hablamos del Fino hablamos de arte. Aunque está claro que los números quedan y perduran, y en su momento servirán, vaya si servirán.

Es por ello que, dejando a un lado la estadística, me propongo a partir de ahora comenzar a hacer balance de lo que ha sido la temporada a nivel de sensaciones, de recuerdos, de todo aquello que ha dejado huella en los sentidos tras una tarde de toros y de buen Fino. Será a partir de hoy cuando pasito a paso comience a desgranar aquello que vi y que no puedo olvidar, y será a partir de hoy cuando os pida vuestra colaboración, puesto que yo, muy a mi pesar, no lo he visto todo. Seguro que con muchos de vosotros he coincidido en alguna plaza y seguro es también que, incluso lo que en una tarde determinada ocurriera, tenga una visión distinta en cada uno de nosotros.

Por eso os pregunto: ¿Con que os quedáis?, ¿Cual ha sido vuestro momento o momentos más sentidos en las tardes del Fino?. Os pido vuestra participación para seguir enriqueciendo este pequeño y humilde rincón de encuentro con el arte del toreo, y sobre todo para fomentar el intercambio de opiniones y también, porque no, de emociones, que quizá sea lo que más enriquece.

Podéis colaborar como queráis. A través de comentarios de este post, o bien mandando vuestra impresión a la dirección de correo del blog (elfinocalifa@hotmail.com).

Una crónica, un comentario, una foto de alguna tarde... todo será recibido, tratado y publicado con el mayor respeto y cariño.

Lo dicho, a partir de hoy comenzamos a hacer balance y recuerdo de una temporada ya vencida, pero a la vez deseando que la próxima comience a asomar por el patio de cuadrillas primaveral. Aquí tendréis mis impresiones y lo que en mi quedó. Las vuestras, si lo tenéis a bien, será un honor poderlas publicar.

domingo, 21 de octubre de 2007

VER, OIR Y SENTIR...

La emoción y el aroma del toreo grande.
La que se guarda en el corazón,
la que perdura... la que siempre renace.

video

viernes, 19 de octubre de 2007

DOS FECHAS AMERICANAS


Dos fechas tiene cerradas El Fino para actuar en tierras americanas. No será un periplo extenso, como viendo siendo habitual en las dos últimas temporadas, aunque si pisará cosos en los que goza de un gran cartel.

Concretamente, el 29 de noviembre actuará mano a mano con Javier Conde en el Festival nocturno en honor a la Virgen de la Esperanza de Triana, que se celebrará en Quito (Ecuador), en la pequeña plaza de Belmonte, lidiando novillos de Triana.

Para el 10 de febrero de 2008 está anunciado en uno de los carteles estrella de la feria de Bogotá (Colombia), con toros de El Paraiso, y compartiendo cartel con José Tomás y Ramsés.

Por otra parte, aún sin concretar la fecha, también está contratado para la feria de San Cristóbal (Venezuela).

sábado, 13 de octubre de 2007

MUSEO TAURINO FINITO DE CÓRDOBA. UNA JOYA EN LA CAMPIÑA



Me sitúo Aguilar de la Frontera (Córdoba), a menos de 40 Km. de la Capital, entre Montilla y Moriles, tierra de buen vino y buena gente... mi pueblo, mi origen, mi punto de partida y de regreso. Allí, en el mismo corazón de la campiña cordobesa, podemos encontrar uno de esos rincones únicos que alimentan el espíritu y la afición taurina.

El Museo Taurino "Finito de Córdoba" es un lugar lleno de arte, de cariño y de gusto por lo bien hecho. Levantado desde el sólido cimiento de una gran afición, muestra con riguroso detalle los componentes más relevantes de nuestra fiesta, los recuerdos más significativos y la entrega denodada por un artista que hace honor a tanta belleza expuesta: Juan Serrano Pineda "Finito de Córdoba".

Juan Espinosa es el creador y piedra angular del mantenimiento de esta joya. Además de ser referente de afición y trabajo por la tauromaquia aguilarense, Juan destaca por ser fiel partidario del Fino desde sus comienzos. Orgulloso nos muestra varios carteles en los que el torero se anunciaba como "Juanito Serrano" en su época de becerrista, claro reflejo de la solera que tiene su incondicional apoyo.

Juan Espinosa y Juan Serrano. Creador y titular del Museo Taurino

Ya en el año 1987, Juan Espinosa comenzó a dar forma a su proyecto. Recopiló viejas revistas taurinas que guardaba su padre, así como carteles antiquísimos de festejos celebrados en Aguilar. Encargó su primera cabeza disecada, Sortijero, un toro de Ramón Sánchez lidiado por Espartaco en Cabra, curiosamente acompañado por el infortunado Montoliú, en una de sus pocas actuaciones como matador de toros. Poco a poco sus contactos fueron creciendo, llegando a tener innumerables colaboraciones por parte de aficionados de toda España que le enviaban carteles, entradas, boletos de lotería nacional, revistas, periódicos, trabajos manuales, etc... todo iba encontrando acomodo en una vieja bodega situada en el sótano del Restaurante regentado por Juan y su hermano Rafael, justo a la entrada del pueblo.

De esta forma, sólo era cuestión de tiempo para que la cosa tomara vuelo y fue a principios de los 90, con El Fino ya como matador de toros, cuando lo que en un principio era una buena colección particular de artículos taurinos, se convertía en un monumento a la fiesta, en un rincón lleno de sabor, un lugar que al ser visitado provocaba admiración y sorpresa por todo su contenido. En febrero de 1999 el museo era oficialmente inaugurado por su titular, Juan Serrano, en un acto que contó con la presencia de toda su familia y que, paralelamente, servía de punto de partida para una temporada en la que, unida a las dos o tres siguientes, Finito retomaba el puesto de privilegio en el escalafón y sobre todo en la predilección de los aficionados, dejando atrás varios meses de reflexión cuando cortó la temporada en 1998.



El museo, como se ha comentado, está ampliamente dedicado a su titular, comenzando por los carteles y entradas de las tardes más significativas de su carrera y siguiendo por las cabezas de ejemplares con los que Juan dejó el sello de su categoría. Cuenta además con trajes donados por Finito, así como con dos capotes de paseo. Pinturas, una escultura (replica de la que Juan Espinosa regaló a Finito con motivo de su boda), poemas, multitud de fotos (algunas curiosísimas, como aquellas en las que Juan Serrano se encontraba haciendo el servicio militar) y referencias a tantas y tantas tardes memorables en la trayectoria del Fino.



Pero ante todo, el museo es la fiesta, el amor por la tauromaquia, y en él tienen cabida referencias a más matadores y a momentos destacados de la historia taurina. Sorprende y gusta encontrar mezclados entre la cartelería, las cabezas disecadas y todos los objetos taurinos, alguna foto de Camarón, de Pepe Marchena o del insigne poeta Aguilarense Vicente Núñez. El arte se funde con el arte y todo eso, en cada una de mis visitas, nunca puede pasar desapercibido ni a un segundo plano. Se me va la vista a un rincón, a una foto, a un recuerdo.

Dada la gran cantidad de material y el deterioro en las viejas instalaciones del museo, éste cambió de ubicación, y ahora, en lugar más amplio, permite contemplar con más detalle si cabe cada uno de sus tesoros. El pasado 4 de mayo, de nuevo Finito, en compañía de su familia, tuvo el gusto y el detalle de inaugurar la nueva sede de este museo y de la peña que en Aguilar le lleva por bandera y, de paso, compartir un día lleno de buenos momentos en compañía de un torero irrepetible, además de una gran persona.

Si pasan por aquí no lo duden. Quizá en esta época venidera, de invernal espera hasta la nueva temporada, sea el momento de no perder el sabor taurino del paladar, enriqueciendo la vista, el recuerdo y la afición al calor de uno de los rincones más taurinos que yo he conocido y que, por afinidad familiar y personal, más cariño me despierta.



Vean, sientan y hablen de toros, aquí es eso lo que se respira y se vive... y tómense un Fino de la tierra... que aquí se paladean los dos: El Fino de la vid y El Fino del albero.

jueves, 11 de octubre de 2007

SIN SUERTE PARA EL FINO

Tarde de poco fuste en Zaragoza para Finito de Córdoba. Ante dos oponentes que no se han prestado para el excesivo lucimiento, Juan Serrano ha realizado a su primero una faena con varios muletazos largos y templados pero faltos de emoción ante la sosería del animal. En el segundo, al que se le ha pegado mucho en un largo primer puyazo, la faena no ha llegado a tener pasajes de interés ya que el toro ha llegado muy parado a la muleta. Sobró ese largo puyazo, aunque bien es cierto que en los capotes tampoco había mostrado el astado una embestida franca. Y otra cosa bien cierta es que El Fino no ha contado con el material más propicio en su lote. Así, y respetando todos los matices que cada uno quiera añadir, lo he visto yo.

Del resto de la tarde, destaco la disposición de El Juli ante un lote también poco propicio y con el que pudo tocar pelo de haber manejado con acierto los aceros. El Fandi contó con un primer toro de gran calidad al que banderilleó y toreó a placer, en mi opinión con menos reposo del que la templanza del toro requería. Cortó una oreja. En su segundo, un toro con movilidad y emoción en los primeros tercios, formó un alboroto con los palos, estando a punto de llevarse una cornada pero poniendo la plaza bocabajo. Mantuvo el tono en el inicio con la muleta, comenzando de rodillas e instrumentado un buena serie con la derecha. De mitad de faena en adelante el toro bajó el tono y a partir de ahí el torero se empeñó en hacerlo pasar y mantener alta la temperatura de los tendidos, para culminar con una estocada hasta el puño y un descabello. Otra oreja de total justicia, una justicia que no hubiesen tenido las dos que se le pedían. Bien El Fandi y bien el presidente.

¿LA ÚLTIMA?... CALDAS, PON AL FINO.

Hoy en Zaragoza Juan Serrano cierra temporada. Tras dos años de ausencia, Finito vuelve al coso de Pignatelli, lugar donde en las últimas temporadas (excepto, claro, los dos años comentados) ha cuajado algunas faenas importantes. Compartirá cartel con El Juli y El Fandi.

Me motiva especialmente la presencia de Julian en el cartel. Primero por ser el número uno actual en el escalafón (del verdadero escalafón), cada vez con más pretendientes (también verdaderos) y segundo porque celebra su corrida número 1000, lo cual para él será un componente añadido. Es por ello que, ante tal efeméride, espero y deseo encontrar al Finito grande que hemos visto en algunos eventos similares y por supuesto, pese a quien pese, en un buen puñado de tardes a lo largo de este año, en plazas de todas las categorías... y ante todo tipo de toros. Si, si, ante todo tipo y ante los mismos que torean los demás. Esta vez, los toros serán de la ganadería de El Pilar.

Decía que esta será la última de la temporada, aunque aún albergo cierta esperanza de verlo en Jaén. La ausencia segura de Ponce deja un hueco en el cartel del día 18 (San Lucas y cierra España) y, aunque soy consciente de que hay muchos y buenos candidatos para suplirlo, uno de ellos es Juan Serrano (si él quiere, claro), o siempre nos quedará la ocasión para ver un nuevo "alarde" de creatividad del Sr. De Caldas y su empresa, por si no fuera poco con los carteles que se han marcado este año.

Lo dicho, la última, aunque siempre es mejor decir la penúltima y, en este caso, así deseo que sea.

martes, 9 de octubre de 2007

lunes, 8 de octubre de 2007

Y SE ME OCURRE DECIRTE...

Se me rompen las palabras,
y se abrazan los recuerdos
a tus lances, uno a uno.
Y al caérseme los versos
te descubro, y me embriago
de un torero...
más torero que ninguno.

FLORES DE OTOÑO EN MONTORO






Una muestra, y no la última, del aroma derramado por Juan Serrano el pasado sábado en la Goyesca de Montoro.

Me las envía otro fenómeno, Fidel Arroyo. Gracias Fidel, siempre un placer mostrar tu saber y sentir en la fotografía.

domingo, 7 de octubre de 2007

CRÓNICAS DE LA PRENSA

Dejo aquí las crónicas de tres medios sobre la tarde de ayer en Montoro. Sólo hay que pulsar sobre cada una para acceder al enlace:

Rafael de la Haba, para Diario Córdoba


Juan A. Jiménez, para ABC

Salvador Ginémez, para desdelcallejon.com

sábado, 6 de octubre de 2007

EL ARTE Y EL SABER (MI CRÓNICA DE MONTORO)

Montoro (Córdoba). Casi tres cuartos de entrada. Cinco toros de Garcigrande y uno (6º) de García Jiménez. Corrida justa de presentación, baja de raza y mansa en general.

Finito de Córdoba: Estocada corta trasera (una oreja), Estocada (dos orejas), Pinchazo, media y tres descabellos (ovación).

El Fandi: Estocada (dos orejas), Estocada (dos orejas), Estocada y descabello (una oreja).


Acudíamos a Montoro, un año más, a la cita con el arte. Y nos llevamos, además de arte, una gran lección de saber. No tuvo Finito ningún toro apto para el triunfo grande, ningún colaborador que, a priori, posibilitara ver faena rotunda y reposada, pero ahí surgió el maestro, el sabio, el torero poderoso que también nos hace disfrutar, porque además ha sido capaz de dibujar pasajes llenos de belleza y momentos de rotunda torería.

Con su primero, parado desde que salió de toriles, dejó constancia de su predisposición y ganas, toreando siempre para el toro, pues no había otra manera, y alargando la embestida a medida que avanzaba la faena.

Con el segundo llegó la clase magistral. Primero sacándoselo a los medios con verónicas relajadas y sentidas. El de Garcigande se rajó descaradamente ya en banderillas y empezó la faena huidizo y sin fijeza. Finito quiso y supo buscarle los terrenos, le dejó la muleta en la cara y ahí brotaron los muletazos con más aroma de la tarde. Redondos interminables, pues las series, al dejarle la muleta tan puesta, se convertían en circulares majestuosos, con los toques justos y necesarios, y la figura desmayada. De arte y de saber. Como de arte fueron cuatro naturales y tres remates de cartel a modo de tricherillas y cambios de mano. El cirre, por bajo y acompasado, terminó de engalanar una faena magistral. Estocada y dos orejas.

Otras dos hubiese cortado al quinto de acertar con la espada. Aquí Juan volvió a mostrar frescura, claridad de ideas y una dimensión extraordinaria. Nuevamente llevó largo al animal, le extrajo redondos poderosos y naturales quebrados, que por ahí el toro transmitía más emoción. Cuando saludaba la gran ovación sólo había que mirarle a la cara para comprobar como de feliz se puede se puede llegar a ser cuando se sabe lo que se hace y además se hace así como lo hace El Fino.

Del Fandi, que se llevó un palizón en sus dos primeros toros, con el primero entrando a matar y con el segundo al abrise de capote, me gustó su faena a su primero, premiada con dos justas orejas, pues en la muleta (siempre fiel a su concepto) mantuvo el tono mostrado con las banderillas. Con los otros dos mostró su insuperable faculad en banderillas y su siempre demostrada porfía muletera por mucho marmolillo que tenga delante.

Una pregunta, reflexión o deseo: ¿No sería bonito ver al Fino el próximo año en Montoro cerrando temporada con seis toros?. Sería cuestión de proponérselo, pues seguro que le apetece.

FELICIDADES MAESTRO


36 años, 16 de ellos de alternativa, y 20 haciendo disfrutar con su tauromaquia. Atrás queda la antología de sus formas, su irrepetible concepto, lo memorable de sus acontecimientos... Y por delante todo lo que él quiera, para su felicidad y la nuestra.

Ayer, en La Algaba, adelantó su fiesta de cumpleaños con un monumento - el enésimo- al toreo. Hoy en Montoro queremos seguir degustando el suculento pastel de la magia y el arte que El Fino, a buen seguro, quiere seguir compartiendo.

Feliz cumpleaños torero... y que cumplas muchos más.

"... Y SOY DEL FINO" (GALERÍA FOTOGRÁFICA DE MAURICE BERHO)

"...Y soy del Fino", así titula una de las fotografías de su galería Maurice Berho, recogiendo algunos de los bellos pasajes dibujados por Juan Serrano ayer en La Algaba. (disfrútela aquí)

¿Qué siento yo?, lo primero ganas de haber estado, y después, viendo esas fotos, así puedo describirlo...

Sólo mirar se hace grande
cuando meces tanto arte.
Sólo callar es sensato
cuando surges esta tarde.

Sólo me voy tras la estela
que me marca tu llamada,
tan natural, tan inmensa,
tan sentida y tan callada.

Sólo me sale cantarte
con estas letras bañadas
en tu muleta quebrada.

Sólo me queda callar
mientras te sueño en La Algaba.
Sólo tengo que sentirlo,
porque sobran las palabras.

"NO HAY OREJAS EN EL MUNDO PARA PREMIAR TANTA BELLEZA". (CRÓNICA DE LA ALGABA)

...Mucho arte en los cantaores y la suerte como fiel aliada, porque en La Algaba, plaza mítica para el toreo, lugar del adiós de Romero, un torero de Córdoba, Juan Serrano, se sintió grande y lo bordó con el fondo de bulerías de Nano. Momento mágico, irrepetible, de esos que justifican una corrida flamenca.

Esa magia de la simbiosis del cante flamenco y el toreo ocurrió en el primero de la tarde. Fue un buen toro de Manolo González. Finito toreó para los aficionados pero, muy especialmente, para sí mismo. El mejor Finito del año, el torero de la elegancia suprema, el que pone de acuerdo a todos porque se aleja de ese otro torero que habita en su interior y que es el prototipo de la desgana, ese torero apareció en La Algaba para acrecentar la leyenda de esta plaza.

Fue desgranando una faena inmensa por ambos pitones, de mano baja, mucho temple y estilo depurado, cuando, ya al final de la misma, se arrancó Nano y su grupo de gente de Utrera por Bulerías. Finito de creció para dibujar pases profundos y trincherillas de ensueño. Sólo por esa escena ya había merecido la pena acudir a La Algaba. No mató bien y nunca una oreja fue un despojo tan innecesario. No hay orejas en el mundo para premiar tanta belleza.

Carlos Crivell (Burladero.com)

viernes, 5 de octubre de 2007

TORERÍA EN LA ALGABA


Finito de Córdoba ha salido a hombros tras cortar dos orejas en la plaza sevillana de La Algaba.

La faena del Fino a su primero ha estado plagada de torería en los muletazos por ambos pitones así como en los remates, muy pintureros. Faena artística y de inspiración.

Con su segundo, de peor condición, el maestro ha estado firme, consiguiendo sacar al astado todo lo que tenía para acabar abriendo la puerta grande.

De esta noticia se hacen eco, en Mundotoro.com y Burladero.com, José Enrique Moreno y Carlos Crivell.

PARA DISFRUTAR...

EL TOREO ETERNO

Andrés me envía esta foto, también para recordar la efeméride de Montoro. Muletazo hondo, larguísimo y sentido.

Esa es la esencia del Fino, la grandeza para enseñar lo que de otros sólo podemos imaginar.

¿Será esta tarde en La Algaba?... ¿Será mañana?... Será... Siempre será... Eterno como el sueño.

jueves, 4 de octubre de 2007

LA RIQUEZA DEL RECUERDO ( y III) (MONTORO, 08/10/04)

Cerrando esta serie referencias a la magnifica tarde de Montoro, tengo la oportunidad de mostrar hoy otra gran crónica cedida amablemente por Luis Miguel Parrado, de la que reproduciré varios pasajes.

Ya sabemos que pasó, pero también debemos saber lo que nunca debió pasar. "Langosto", ese gran toro de Juan Pérez Tabernero, es también protagonista de nuestro recuerdo. Un toro del que hoy podrían estar pastando unos utreros casi listos para demostrar la gran clase y bravura que mostró su progenitor. Lamentablemente no es así. Así fue este disparate.

Para reflexionar...

EN MONTORO ASESINARON A UN TORO BRAVO. Por: Luis Miguel Parrado. Octubre, 2004.

El pasado 8 de octubre, a eso de las ocho de la tarde, un toro bravo era asesinado en la sórdida oscuridad de los corrales de la plaza de Montoro. Cayó de forma infame, sin posibilidad de lucha ni defensa, en las manos traicioneras de un puntillero, como mueren los mansos en el matadero. Pero "Langosto" no se merecía este final.

...Relatan aquellos que gustan de la contabilidad que embistió nada menos que ¡¡¡205 veces!!! a la muleta, pero encima lo hizo cada vez con más profundidad y fijeza, enorme nobleza y un ritmo increíble, mayor en el último muletazo que en el primero.

...Y aquí llega la polémica, porque, tras embestir de esa manera, el público comenzó a pedir el indulto cada vez más intensamente. Y a la petición se unió Juan Serrano, pero cuando ya los tendidos se habían decantado claramente por el perdón para el astado. Sin embargo, el palco lo que hizo fue mandarle los tres avisos, y el toro volvió a los corrales, donde fue asesinado.

Lo peor del caso es que dicho usía se dice a sí mismo aficionado, e incluso figura como vicepresidente en la peña taurina del pueblo. Y precisamente por esa circunstancia, mosquea el hecho de que a la hora de otorgar los galardones de la feria, esta peña haya declarado "desierto" el premio al ejemplar más bravo, cuando en su arena de lidió "Langosto", uno de los toros del año y que por mucho menos habría sido indultado en cualquier otro coso de su categoría. Pero lo que ya resulta absolutamente surrealista es que le galardón a la mejor faena haya recaído en "Finito", pero no por la hecha al de Pérez Tabernero. ¿Ustedes lo entienden?. Yo, sinceramente, no, y mira que lo he dado vueltas, y encima el propio torero ha declarado que la de "Langosto" ha sido "la faena de su vida"...

...Conmovía a cualquiera de los testigos la forma en que Juan Serrano le decía al alcalde casi implorándole "Pero, ¿cómo lo vais a matar?, si ha sido tan bueno". No hubo una mínima sensibilidad, sino enconamiento en las posturas, e incluso uno de los veterinarios, autotildado de "gran aficionado" mantenía una actitud intransigente en el callejón, ordenando, cuan César en el circo, la inmediata muerte del toro, llegando incluso a enfrentarse verbalmente con quienes razonaban lo contrario. Talante democrático debe llamarse eso.

Claro, que hay que escuchar a todas las partes, y el presidente declaró que el reglamento manda y en las plazas de tercera no hay indultos. Bien, pero si así nos ponemos, si vamos a cumplir la ley, vamos hacerlo en todo, y no yendo en contra del toro, que nunca tiene quien lo defienda.

... Pero seguro que ninguno de estos argumentos le debe ser valido a quien tiene la poca compasión de mandar a asesinar a un toro bravo. Debe ser más gratificante para el ego que una corte de aduladores te vaya diciendo "Olé tus cojones", mientras sacas pecho, a dejarse llevar por la sensibilidad que siempre debe presidir la fiesta de toros. Pero es que con acciones así perdemos la batalla moral ante tanto antitaurino que nos acusa de bárbaros y a los que siempre replicamos que el toro es el único animal que puede ganar su vida luchando. Sin embargo, ¿qué opción tiene un astado que se lidie en Montoro, el "Auschwitz del toro de lidia", la de morir irremisiblemente aunque sea el más bravo del mundo?.

Contésteme a esto último Sr. Presidente... Mal camino llevamos cuando se quiere se más papista que el Papa, y ya se sabe que incluso el Vaticano pidió perdón por "putaditas" como la que le hicieron a Galileo. Claro, que maldita la gracia que le haría a Galilei el trato recibido. La misma que nos hizo a los que de verdad amamos al toro bravo lo que le hicieron a "Langosto"...


Un placer, Sr. Parrado.

miércoles, 3 de octubre de 2007

LA RIQUEZA DEL RECUERDO (II) (MONTORO, 08/10/04)

Hoy volvemos a caminar por la senda del recuerdo. Volvemos a palpar la grandeza del toreo cuando viene desde dentro y queda grabado en la retina para siempre.

Atiendo hoy una petición hecha ayer, y me alegro de poder contar con esta joya para mostrarla. Gracias a Luis Miguel Parrado por escribir lo que sigue (Revista 6 Toros 6) y por su diligencia al enviármelo... y gracias a ese "anónimo", al que creo conocer, por su rapidez y agudeza al proponerme que lo publicara. Ahí queda...

Disfruten...

MUCHAS GRACIAS, MAESTRO. Por: Luis Miguel Parrado. Montoro, 8 de octubre de 2004.

Gracias por ponernos los vellos como escarpias a los que tuvimos la suerte de estar en la plaza. Gracias por reencontrarnos con el toreo de verdad, ese que sólo se paladea muy de tarde en tarde, cuando los hados de la tauromaquia hacen que un genio sea visitado por la diosa inspiración.

Porque, con la muleta en la mano se podrá estar igual - algo difícil, créanme- pero mejor que como usted anduvo durante la jumera de toreo de Montoro, imposible. Y es que, tanta técnica, toda esa naturalidad sin el mínimo artificio ni el menor esfuerzo, donde las prisas no existen y todo fluye con relajo, compás, enjundia y suave pulso al que acompaña una parsimoniosa majestad, sólo es potestad de los elegidos. Pero es que además, tan de verdad anduvo con el excelente cuarto- al que un palco cruel, burdo, e insensible condenó a muerte- como en su primero, un toro manso, brusco, descompuesto e incierto con el que anduvo magistral, tanto, que hasta lo hizo parecer bueno. Así que, gracias, y la próxima vez que le de la buenas tardes, Juan Serrano "Finito de Córdoba", permítame que lo llame de usted, y de maestro, porque en el toreo el respeto siempre se llevó a ley.

martes, 2 de octubre de 2007

LA RIQUEZA DEL RECUERDO (MONTORO, 08/10/04)





Será el sábado 6 de octubre. En Montoro, cuando el otoño comienza a hacerse realidad y la temporada apenas tiene tramos por delante, los seguidores del Fino y del buen torero en general venimos teniendo una cita anual desde hace varias temporadas. Allí, el maestro Juan Serrano ha dibujado a lo largo del último lustro un ramillete de faenas memorables, sublimes y apetitosas para todo buen paladar taurino. Allí ocurrió, hace tres años, uno de los acontecimientos más recordados de la dilatada trayectoria del Fino. Allí será, dentro de unos días, donde nuevamente acudiremos, con la ilusión por bandera, dispuestos a abrazar el toreo y alimentar la memoria.

Y la memoria me lleva a aquella tarde otoñal. Sirvan las siguientes líneas, y las imágenes que anteceden lo presente, para alumbrar más aún el deseo de presenciar algo grande del maestro. Ese será, justo en el día de su 36 cumpleaños, el mejor regalo para todos.

BORRACHERA DE TOREO. Por: Fidel Arroyo. Montoro, 8 de octubre de 2004.

La corrida de hoy en Montoro son de la que hacen afición, pero con mayúsculas, hemos visto las dos caras buenas de un figurón del toreo. Por una parte poderosísimo; con su complicadísimo primero ha estado sencillamente sublime, le ha aguantado parones, embestidas a arreones, varias veces el toro se ha revuelto buscando tobillos y todo lo que pasaba por allí intentando hacer presa, y ha sido capaz de someterlo, trangándole lo que paracía imposible y llevándolo largo y por abajo, muy, muy por abajo.

Increibles los muletazos mandones que le ha instrumentado por ambos pitones, con una disposición y unas ganas que más parecía un novillero que estuviera jugándoselo todo a una carta que un figurón del toreo en sus cómodas circunstancias. Le pidieron el rabo, claro que en estas circunstancias lo de menos son los "despojos".

En el cuarto, el del escándalo, la cosa ha ido por otros derroteros. Finito ha dado una lección sublime de toreo de arte, de temple y exquisitez absoluta. Se le ha visto disfrutar con absoluta suficiencia, una tranquilidad, un relajo y una manera de torear increibles. Por ambos pitones se han sucecido muletazos sublimes, llevándolo hasta atrás con una facilidad insultante.
Me llama justo ahora un compañero que ha visto la grabación de la faena y me cuenta que han sido doscientos cinco muletazos los que le ha pegado al bravo "Langosto" Finito. Desconozco si alguien alguna vez ha visto una faena semejante, baste decir que han sido exactamente veintitres minutos pegándole muletazos a este toro, además pases exigiéndole mucho, sin aliviarlo en ningún momento.

Cada vez que se perfilaba para estoquearlo los tendidos eran un clamor impidiéndoselo. Tal era el griterío que ni siquiera se han escuchado los "avisos". Si después de estas cifras que he dado más arriba, alguien cree que ese toro no era merecedor de indulto porque estaba en una plaza de tercera, es un absoluto desconsiderado y un malísimo aficionado, aparte de alguien muy insensible.

No está la fiesta hoy día sobrada de toros como éste; habría sido algo justo, lícito y sobre todo necesario que "Langosto" estuviera a estas horas viajando de vuelta a su dehesa.

En definitiva, una tarde de toros donde la actuación de Finito de Córdoba, en cierto modo, eclipsó la actuación de sus compañeros, y donde la gente salió segura de haber contemplado algo mágico, algo que no se ve a menudo, y algo que a pesar del afán de protagonismo del presidente, quedará para siempre en la memoria de los que ha tenido la dicha de estar hoy en el coso de Montoro, y además borrachos de toreo, borrachos de toreo del "güeno".