jueves, 29 de noviembre de 2007

EL GENUINO SABOR DE LA PLAZA BELMONTE


Dibujada en el mismo centro urbano de la capital ecuatoriana, la Plaza Belmonte constituye un lugar sin igual donde poder recrearse en la magia del toreo. Un oasis de arte, un genuino escenario donde esta noche (madrugada en España) Juan Serrano intentará poner sabor a una cita anual que se está convirtiendo en clásica dentro de la feria de Quito. Por aquí pasaron los Manzanares (padre e hijo) y también Morante, convirtiendo en especial esta cita original.


Por eso, si todo cuadra, esperemos que El Fino ponga también su nombre en el corazón nocturno de la plaza quiteña. El lugar, el ambiente y la pequeña historia reciente de este coso recuperado hace unos años para el arte, van a invitar a ello. Y eso seguro que Juan lo piensa, lo siente y quiere expresarlo también.

EL ARTE REGRESA A LA PLAZA BELMONTE ESTE JUEVES (elcomercio.com)

JAVIER CONDE Y FINITO DE CÓRDDOBA PREPARAN SU SINGULAR FESTIVAL NOCTURNO EN QUITO (mundotoro.com)

domingo, 25 de noviembre de 2007

AQUELLA TARDE EN LA ALGABA (05/10/07)

Sólo mirar se hace grande
cuando meces tanto arte.
Sólo callar es sensato
cuando surges esta tarde.

Sólo me voy tras la estela
que me marca tu llamada,
tan natural, tan inmensa,
tan sentida y tan callada.

Sólo me sale cantarte
con estas letras bañadas
en tu muleta quebrada.

Sólo me queda callar
mientras te sueño en La Algaba.
Sólo tengo que sentirlo,
porque sobran las palabras.

jueves, 22 de noviembre de 2007

UN TROCITO DE ABRIL... UN RESPIRO EN OTOÑO

Ya avanza ese invierno tan largo al que siempre nos referimos los taurinos. Tan largo, tan largo, que aún estamos en otoño.

En la España taurina el invierno empieza por San Lucas, en Jaén, y se extiende dibujando recuerdos y deseos, propósitos y enmiendas, algunas soledades y también algunas sorpresas. Pero sobre todo se entretiene en seguir incubando y cultivando la afición, que sin quitar ojo al otro lado del charco, prepara su eclosión primaveral... Y primavera es Abril, aunque empiece en marzo. Y primavera es Sevilla. Y Sevilla es Sevilla, y los sueños, que florecen siempre aquí, son el espejo del alma... que torea para vivir.


video

miércoles, 21 de noviembre de 2007

LAS RAZONES DE UN CALIFA


Mañana jueves, a las 20.30 horas, el Doctor Rafael Comino Delgado pronunciará una conferencia en Córdoba titulada "Las razones de un Califa", organizada por el Club Taurino Finito de Córdoba.

Para dejar más claro el asunto enlazo la noticia que Fidel Arroyo sirve al portal burladero.com

Como antes he dicho en un comentario de un post anterior, espero que la disertación resulte, además de interesante, influyente para proseguir el camino que lleva al Califato de Juan Serrano. A buen seguro que lo que diga D. Rafael no tiene desperdicio. Esta vez espero que me lo cuenten pues, muy a mi pesar, me quedaré con las ganas de escucharlo en directo.

UTIEL PREMIA AL TOREO

Si repasamos la reseña de la corrida celebrada con motivo de las fiestas de la localidad valenciana de Utiel muchos quedarán extrañados al comprobar como el premio de la mejor faena ha ido a parar a manos de Juan Serrano.

La cuestión es que aquí, al igual que hace unos días en El Puerto, se vuelve a premiar al toreo, y ese toreo, como allí, brotó de la muleta del Fino.

FINITO DE CÓRDOBA PONE EL ARTE Y «EL FANDI» LOS TROFEOS EN UTIEL. Por Enrique Amat

Con una gran entrada en los tendidos y un resultado triunfal concluyó la feria taurina de Utiel. En el festejo de ayer se lidió un encierro de Garcigrande, muy bien presentado, sobrado de cuajo y romana, cuyo juego resultó muy manejable para los toreros. Destacó por su calidad y bravura el cuarto el tarde, que resultó una máquina de embestir y que mereció el premio de la vuelta al ruedo.

Finito de Córdoba sobresalió por la disposición y la motivación exhibidas durante la tarde. Confiado, compuesto y empacado, firmó tres faenas de impronta y sello personal, en las que su técnica se sobrepuso al juego de sus oponentes, y además dibujó algunos muletazos sueltos que fueron auténticos carteles de toros.

Por su parte, El Fandi resultó el triunfador numérico del festejo. Variado con el capote y tan espectacular como arrollador en banderillas, realizó tres faenas tesoneras y voluntariosas, más vistosas que profundas, pero que llegaron mucho a los tendidos. A pesar de todo, anduvo muy por debajo de la calidad y la bravura del ejemplar lidiado en cuarto lugar, frente al que no se entendió, y que acabó por desbordarle.

lunes, 19 de noviembre de 2007

LAS MUSAS DE JUAN RAMÓN (MOGUER, 10/09/07)


...¡Qué hermoso el campo en estos días de fiesta en que todos lo abandonan! Apenas si en un majuelo, en una huerta, un viejecito se inclina sobre la cepa agria, sobre el regato puro... A lo lejos sube sobre el pueblo, como una corona chocarrera, el redondo vocerío, las palmas, la música de la plaza de toros, que se pierden a medida que uno se va, sereno, hacia la mar... Y el alma, Platero, se siente reina verdadera de lo que posee por virtud de su sentimiento, del cuerpo grande y sano de la naturaleza que, respetando, da a quien lo merece el espectáculo sumiso de su hermosura resplandeciente y eterna.

Juan Ramón Jiménez (Los toros. Platero y yo)

Aquella tarde, en Moguer, otro artista volvió a inspirarse. Según cuentan, la faena al cuarto toro de la corrida de Carlos Núñez fue un canto al toreo grande, ese que, cuando se trata del Fino, puede surgir sea donde sea y a buen seguro que Juan pensó mientras creaba que Moguer no era cualquier sitio...

Francisco Javier García tuvo la suerte de estar allí, y así lo cuenta en su blog.

Decíamos que Finito de Córdoba es maestría, sí, pero es mucho más, es gustarse toreando, el trazo largo, recogiendo la embestida del animal adelante embarcándolo y dándole salida allá lejos al final curvado de un muletazo que se eterniza, es el toreo puro que sale cuando sale y cuando sale llena, toreo de peso, de verdad. Tiene este Juan Serrano la llave del toreo y cuando halla la cerradura, como en el cuarto noble y bravo de Carlos Núñez, el embrujo brota y el arte se impone, dos orejas fue el premio, pero el verdadero premio se lo llevo el alegre público que paladeo el arte en estado puro, esa verdad momentánea y eterna que es una faena a un toro bravo en el centro del ruedo.

P.D.: Lo siento, no he podido conseguir ninguna foto esa tarde, pero en fin, también es bello imaginar.

domingo, 18 de noviembre de 2007

MANZANARES EXPLICA EL TOREO

El maestro Manzanares nos da varias claves básicas para entender conceptos tan debatidos como la ligazón, el cruzarse, etc... Aún así, todo es discutible o cuestionable. Por mi parte, comparto totalmente lo que aquí se expone, pero respeto a quien lo vea diferente y se emocione con la interpretación de otros conceptos.

Lo dicho, no es la panacea... pero es que nada debería de serlo. Donde manda la emoción sobra tanta ciencia, incluso tanta literatura de lo perfecto.

sábado, 17 de noviembre de 2007

SABORES Y SINSABORES... Y MUCHAS RAZONES PARA SEGUIR A SU LADO (MÉRIDA, 31/08/07 - PALENCIA, 05/09/07)

Agosto se fue dejándonos en Mérida una nueva tarde para el recuerdo en la temporada del Fino. He podido ver el vídeo de dos faenas preñadas de belleza y empaque, y reconozco, aunque en pocas líneas de las que llevo escritas en este tiempo he hablado de orejas o de estadística, que me da rabia que esa tarde tan redonda no terminara con cuatro orejas en el esportón por culpa de la espada.


GALERÍA FOTOGRÁFICA DE MÉRIDA (JOSÉ RAMÓN LOZANO)

Septiembre, tras, según cuentan, varios naturales de categoría en Alcalá de Henares, trajo "lo de Palencia", una tarde de matices encontrados, agridulce y de emoción, donde el torero pasó por dos estados extremos que servirían de argumento a quien da y a quien toma, y que a servidor siempre le valen para estar con su torero en lo bueno y en lo malo. Dejo aquí una crónica que me gustó por su riqueza y por su forma de expresar el paso de la nada al todo de quien tiene el don de tutear a la inspiración...


CUANDO FINITO DE CÓRDOBA ENCONTRÓ “AL FINO”. Por Mónica Alaejos.

Si piensan encontrar en estas letras argumentos que hagan leña del árbol caído y que metan el dedo en la llaga de la parte triste que no oscura de la tarde, no los van a encontrar. Si piensan que al leer esta crónica voy a contarles los detalles morbosos y los gestos de impotencia de Finito de Córdoba cuando estaba a punto de sonar el tercer aviso, y buscan regodearse con el mal ajeno, se están confundiendo de crónica.

Aquí sólo van a encontrar los argumentos que explican cómo Finito de Córdoba se buscó así mismo entre el primer y el cuarto toro, cómo no trató de reconciliarse con el público que toda la tarde le recriminó su actitud, sino que buscó reconciliarse con Juan Serrano y demostrarse que es más que capaz. Aquí van a leer cómo 'El Fino' afianzó la embestida del cuarto y poco a poco lo metió en la muleta llevándolo largo y templado y cómo buscó la elegancia y el lucimiento demostrándose, sólo a sí mismo, que puede seguir siendo el torero que encandila a Justo Hernández toreando de salón en la cubierta de Garcigrande, el que le llena la boca de piropos a Toño Matilla o el que hace ganar apuestas a Alipio Pérez Tabernero del que sigue siendo su torero.

Finito de Córdoba dejó paso por momentos, por duros momentos eso sí, a la persona más que al torero. Hoy ninguno de nosotros vamos a ser capaces de interpretar sus pensamientos al protagonizar la cara y la cruz del festejo y de saber cómo la impotencia se transformó en poder, no por nadie, sólo por él mismo.'El Fino', que no Finito, no quiso pasear su trofeo.


jueves, 15 de noviembre de 2007

DE AZABACHE SE DIBUJAN HOY MIS SUEÑOS... (ANTEQUERA, 24/08/07)




De azabache se dibujan hoy mis sueños,
y de sueños tú alimentas la ilusión.
Se hace grande la memoria tras tu arte,
y la noche te regala inspiración.






lunes, 12 de noviembre de 2007

PREMIOS AL ARTE Y AL SABOR

El Puerto de Santa María y Antequera han premiado a Juan Serrano por sendas faenas realizadas los días 12 y 24 de agosto respectivamente en sus plazas.

Concretamente, en El Puerto le ha sido concedido el Premio Rafael de Paula "a la calidad del toreo", por dos tandas de derechazos al primer toro del festejo, en una tarde en la que compartía cartel con José Tomás y El Cid. El trofeo fue entregado por el maestro de Jerez al Fino el pasado viernes 9 de noviembre en el Restaurante Bar Jamón, de la localidad gaditana.


Antes, el 27 de octubre, Juan recogió en Antequera el premio a la mejor faena de la feria agosteña, por su labor ante el sexto toro de una tarde-noche en la que compartió cartel con Manuel Díaz "El Cordobés" y Cayetano Rivera, que fue cogido en el primero de su lote, quedando ese gran sexto toro de José Vázquez en manos del Fino para así llegar a la cima artística a la feria antequerana. Hablaremos de esa tarde próximamente.

sábado, 10 de noviembre de 2007

EXCELSO, INFINITO, ETERNO, SUBLIME... (LUCENA, 07/07/07)

Un compromiso personal ineludible me impidió estar en el coso de Los Donceles la tarde en la que Juan Serrano reaparecía tras la cornada de Alicante y se conmemoraba el primer aniversario de la inauguración de la plaza. Dejando a un lado lo mucho que aún lo estoy lamentando, he podido contar con dos gratísimas aportaciones para poder exponer lo que fue aquella tarde de toreo inmenso, con el indulto del toro Liderado, de la ganadería de Torreherberos, y una dimensión artística y torera al alcance de muy pocos.

Como no pude verlo, decir que este post lo he titulado con palabras e impresiones de quienes si tuvieron la fortuna de estar allí, y se completa con la exposición en forma de crónica de Rafael Cobo y Fidel Arroyo, además de con las imágenes (ver montaje al final del post) captadas por la cámara de éste último: arte al servicio del arte.

Muchas gracias a los dos.

Finito destierra incertidumbres con una faena para la historia.

Mágica fecha la de los tres sietes para la tauromaquia moderna. Mágica fecha para Lucena y su flamante plaza, y mágica fecha la del pasado sábado 7 del 7 de 2007 para los aficionados que tuvieron la enorme suerte de presenciar la faena que Finito de Córdoba instrumentó al cuarto de la tarde. Sublimes, magistrales, casi indescriptibles esos pases con la muleta en los que el duende del toreo hizo acto de presencia en el albero de Los Donceles para deleite de los allí congregados. Júbilo en los tendidos, alegría desbordada para el ganadero y una sensación en el ambiente de haber asistido a la ejecución de una verdadera obra de arte, con la que el maestro de El Arrecife, ha enterrado muchas de las incertidumbres que aparecieron tras su cornada de Alicante.

Mucha era por tanto la expectación que había levantado el cartel, ya que suponía el regreso de Finito tras su percance, acompañado por dos verdaderos ‘gallos de pelea’, Sebastián Castella y Alejandro Talavante. El morbo, por tanto, estaba servido.

Pero desde el saludo capotero al primero de la tarde, con una serie de preciosas verónicas, las dudas comenzaron a disiparse, barruntándose en la predisposición que Finito mostraba en cada lance de la lidia, algo especial como así ocurrió en el cuarto de la tarde, con el que se lució desde salida con unas plásticas verónicas rematadas con una primorosa y pinturera media, a las que siguieron un quite por delantales y un remate con medio capote que calentó motores para lo que venía después.

¡Menudos diecinueve minutos desde ese trasteo genuflexo hasta que llevó al toro a la misma puerta de toriles, para que éste, con la vida perdonada, iniciara su etapa de semental, si así lo estima el ganadero!. Toreo rotundo, con media muleta arrastrada y larguísimos muletazos, algunos a cámara lenta, en series cortas, cuatro pases a lo sumo, y el de pecho, hasta el rabo del animal, que comenzó a dar muestras de su nobleza, embistiendo con fijeza, abajo y largo, protestando, eso sí, cuando el hombre cambió al pitón izquierdo.

Tras la prueba, vuelta a la derecha, con un Finito ya casi en trance, barbilla hundida en el pecho, clavando las zapatillas en el albero y abriendo los muletazos, dando al toro unos segundos precisos para que se oxigenara y volviera a la muleta una y otra vez, humillando hasta el final. El delirio en los tendidos, que poco a poco comenzaron a poblarse de pañuelos solicitando el indulto.

Y el maestro a lo suyo, relajado, entregado y disfrutando. La inspiración necesaria para crear toda obra de arte que se precie había llegado y era necesario aprovecharla, aunque cayeran los dos avisos. La simbiosis entre hombre y animal fue perfecta, exquisita, toreo con mayúsculas, el de verdad, ese que persiguen los aficionados durante toda una vida, de plaza en plaza, y que desgraciadamente sólo brota en contadas ocasiones.

Por eso, ante una demostración de tales características, la plaza, puesta en pie, solicitó mayoritariamente el indulto de ‘Liderado’, que si bien salió suelto del caballo, protestó por el pitón izquierdo y acabó rajado y buscando las tablas, tuvo un pitón derecho de verdadero lujo, por el que embistió con fijeza y transmisión. Indulto, por tanto, que podría ser cuestionable, pero que el sábado fue eclipsado por una faena que pasará a la historia del toreo, por obra y gracia de Finito de Córdoba. ¡Menos mal que venía de una cornada!.

Menuda tarde-noche y menudo aniversario para Los Donceles, que pese a su corta historia, ya ha escrito una de las más brillantes y preciosas páginas de la historia de la tauromaquia, en la que se recordará para siempre la faena de un maestro, de un verdadero califa, el sexto. Las dudas, para el que las tuviera, quedaron despejadas, y el toreo, volvió a recuperar su estatus de arte gracias a Juan Serrano.

No fue un sueño, como comentaba un aficionado a la salida de la plaza, aunque algunos tuvieron que pellizcarse para comprobar que, efectivamente, lo que habían presenciado, había sido realidad.

Rafael Cobo.

El toreo inFINITO.

Se supone que el infinito es algo inalcanzable, imposible de conseguir, imposible de llegar a tocarlo con los dedos, ni casi de sentirlo con el alma, hoy en Lucena vimos o creemos haber visto, lo que puede ser el toreo infinito, es imposible torera más y mejor, a lo mejor hay alguien por ahí que hace un toreo más pinturero, o más de valor, pero torear mejor que hoy ha toreado Finito en Lucena es imposible.

No se puede torear de capa mejor que lo hizo Juan al cuarto de la tarde, un saludo de época, con unas verónicas excelsas y un quite por delantales con dos y una media de auténtico escándalo. Aunque todo es poco comparado con la faena de muleta que nos brindó, hablamos de faena cuando podemos decir faenas, en plural, porque fueron tres o cuatro faenas seguidas, más de ciento cincuenta muletazos, a cual serie mejor, primero enseñando al toro a embestir y después exprimiéndolo literalmente. Fue el de Torreherberos un toro bravo, con codicia, queriéndose comer la muleta, un toro con mucha transmisión que tuvo la suerte de encontrarse con el mejor Finito, con un torero enfibrado que puso literalmente la plaza boca abajo. Los derechazos fueron increíbles, muletazos eternos, de coger al toro muy adelante y llevarlo hasta donde más atrás era imposible. Los de pecho, de pitón a rabo, trincherillas, toreo al natural a pies juntos de frente, vamos, un curso intensivo del mejor toreo, una enciclopedia del toreo fundamental resumido en una faena. Increíble, excelso, emocionante a más no poder, el toreo inFinito.

Fidel Arroyo.


video

martes, 6 de noviembre de 2007

EL DULCE CONSUELO DEL ARTE (ALICANTE, 22/06/07)


Me llevé la grata sorpresa de poder seguir la corrida por Canal 9 en el satélite. Y como todos, me llevé el disgusto de la cornada del Fino, de la imagen nunca deseada del torero camino de la enfermería herido de gravedad. Me impactó sobremanera el momento, la voltereta, la imposibilidad de seguir con la faena. Y me invadió una sensación nunca vivida en las tardes del Fino. Su segunda cornada, la primera como matador de toros, era algo novedoso para mis sentidos, quizá algo que nunca había llegado a contemplar o prever.



Y así, lo que después fue carnaza para muchos, el argumento perfecto para usar como arma arrojadiza contra el torero (una cornada en 16 años), a mi me hizo pasar por el miedo, la tristeza, la preocupación y el alivio al conocer la limpieza en las trayectorias del pitón.

Y me hizo retener en la memoria la faena a ese cuarto de Fuente Ymbro, una obra que a pesar de quedar inacabada resultó ser monumento de belleza y hondura al toreo eterno y arrebatador. Catorce o quince muletazos de largo trazo e inspirada ejecución, el fluir de la emoción, la esencia de lo que siempre ha de quedar, y el dulce consuelo que es el arte cuando el dolor quiere invadir lo que un artista ha llenado con su aroma.

lunes, 5 de noviembre de 2007

EL TOREO Y LA VIDA. SANTISTEBAN DEL PUERTO (JAÉN), 27/05/07


Se llama Tamborrero, de la ganadería extremeña de Luis Albarrán, y herrado con el número 30 en el costillar saltó al ruedo del coso jiennense de Santisteban del Puerto para ser lidiado por Juan Serrano "Finito de Córdoba". Era el primer toro de la tarde y en él ocurrió lo más emotivo y grande que puede tener la fiesta: El indulto, la vida... y una faena para la historia (otra más).

Tamborrero y El Fino se fundieron para crear una obra de arte (si, de arte), en la que toro y torero se regalaron sus grandezas: bravura e inspiración, casta y torería.

Si enorme y bello es ver al Fino cuajar un toro, no hay palabras que definan el sentir cuando toda esa belleza es culminada de la forma en que esta tarde ocurrió. Tamborrero se une a Tabernero, Zafiro, Diminuto y Sabueso, por nombrar sólo a algunos de los toros a los que el toreo les dio la vida y el capote y muleta de Juan Serrano volvió a mostrarles el camino a la dehesa.

Que suerte tuvo Juan al encontrarse con Tamborrero. Que suerte tuvo Tamborrero...

Crónica del DIARIO IDEAL DE JAÉN

jueves, 1 de noviembre de 2007

... Y OTRA VEZ EL AROMA DE CALIFA (CÓRDOBA, 23/05/07)



Era tarde de expectación, de desbordada expectación. Talavante y Castella cruzaban sus espolones en Córdoba. El primero reaparecía tras una cornada, y después de abrir la Puerta del Príncipe en Sevilla y la de la gloria en Madrid. El segundo casi con idéntico bagaje, aunque con un cuajo superior y una cada vez más contrastada solidez como figura.

La expectación casi se tornaba en decepción al mirar al cielo y comprobar como de cerrada se presentaba la tarde y como la lluvia no dejaba de caer, mas se rompió el paseillo (tras una dilatada espera) y la tregua primaveral deseada por fin se hizo realidad.

Venía El Fino, para algunos, a hacer de telonero, a abrir el corral a los gallos, a ser convidado de piedra... y dos horas después, se marchó de la plaza dejando atrás no sólo la faena de la feria, sino también el aroma, la torería, un buen puñado de imágenes grabadas en la retina y una dosis indudable de vergüenza torera, que no por tener tanta clase se carece de ella, por si algunos lo dudaban.

La lidia al cuarto toro de esa tarde en Córdoba nos mostró desde el principio a un Finito templado, sentido e inspirado con el capote, toreando como nadie hasta los medios y escribiendo una vez más un manual detallado de como se hace y se dice la verónica antológica cuando surge de verdad.

Con la muleta es imposible decir más en tan poco tiempo (lo que duró el toro), y es imposible hacerlo con tanta rotundidad, con tanta belleza y con tanta claridad. Fueron tres series de ensueño, de naturales soberbios y eternos, y de una emoción que cundía a borbotones de barreras a andanadas. Se palpaba la grandeza y se escuchaba el toreo, un toreo al natural que, además de estético, fue poderoso, y que sirvió, ya de paso, para cambiar el guión que algunos ya habían escrito para este día. Por eso también yo quise escribir...

Yo te esperé sin desmayo
cuando la tarde cerraba.
Era Córdoba, era mayo,
y el corazón palpitaba.

Y al ver que te aparecías,
que la magia ya brotaba,
se encendieron los acordes,
se agrandaron las miradas,
y eran Córdoba y tu gracia
la natural sinfonía,
de una tarde sólo tuya,
de inolvidable armonía.


Y además, por gentileza de Luis Miguel Parrado, puedo mostrar la crónica que con tanta fidelidad y acierto escribió para la revista 6 Toros 6. He aquí:

FINITO, NATURALMENTE

No iba bien la tarde, había caído un tormentazo, se había retrasado media hora el festejo y los tres primeros toros no habían respondido al guión esperado. Pero salió el cuarto y el panorama cambió radicalmente. Y quien algunos malos aficionados habían sentenciado que iba a ser sólo el “tercer hombre” del cartel se convirtió en el primero por obra y gracia de unas cuantas verónicas, tan lentas y abigarradas que fueron carteles de toros rematados por una media de ensueño en los medios. Juan Serrano, que celebraba ese día el XVI aniversario de alternativa, no paró ahí y tras ver enseguida que el pitón del toro era el izquierdo se puso a torearlo a lo grande. Al natural, naturalmente.

Siempre enganchando muy adelante para llevar la embestida hasta el infinito, siempre por abajo, toreando con las muñecas, y adornado por una estética sólo al alcance de los elegidos. Pero también con técnica, la que dan los años, el poso y la sazón, la que hace ligar cuando el toro está más entero y dar sitio entre monumentos (perdón, muletazos), cuando comienza a venirse abajo. Pero como todo no puede ser perfecto, la espada hizo que los ánimos se enfriaran.

Fotos: León

PALABRA DE AFICIONADA... PALABRA DE CORAZÓN

Una joven aficionada cordobesa ha tenido el detalle de ofrecer su palabra y afición a este espacio. Nos dedica su impresión sobre Finito, y de paso muestra su buen gusto y sensibilidad. Adelanto que no será la última vez que podamos conocer sus inquietudes taurinas.

He aquí una muestra más de que la fiesta vive. La tauromaquia se mueve y mueve sentimientos, haciendo brotar las palabras que vienen del corazón.

CÓRDOBA HUELE A ARTE

... Y como dicen unas sevillanas; "Por el Puente Romano te espera la gracia torera de San Rafael...".

Y nunca mejor dicho, porque Córdoba, la tierra del arte, de la gracia y del toreo, presume de tener a Finito de Córdoba, un gran torero. Tiene un estilo elegante y sencillo que hace armoniosa la faena. Sus pases están llenos de adornos naturales, de temple... quedándole espectacular cuando torea con los pies juntos y muy quieto delante del toro. Así es la forma de triunfar de esta figura del toreo.

Finito es maestro del toreo clásico, ¿Y por qué no nombrarlo Califa del toreo en Córdoba, ya que esta ciudad se siente orgullosa de su torero?.

Son muchas las tardes que he visto a Finito en el ruedo, y no me cabe duda de la gran técnica que tiene, su dominio con el toro, estando por encima de éste y haciendo que al público nos llegue lo que él nos quiere transmitir con su toreo. El público disfruta, la fiesta irá parra arriba, y ya sólo puedo decir ¡Qué viva Finito, viva Córdoba, y viva el arte torero de todos los toreros de esta tierra!.

Eli Fernández